Demandan 12 exregidores al gobierno de Adela; exigen último pago

Comparte esta nota:

Acapulco.– Al parecer no fue suficiente para 12 exregidores del ayuntamiento de Acapulco haber cobrado más de cien mil pesos mensuales durante tres años, así como llevarse parte del porcentaje de la obra pública que realizaron como pago por solapar toda la corrupción del exalcalde perredista Evodio Velázquez Aguirre, ahora han demandado al nuevo gobierno municipal que encabeza Adela Román Ocampo para exigir les pague la última quincena que estuvieron en el cargo donde brillaron por ineptos, corruptos y perezosos.

Los reclamantes son los regidores: Porfirio Librado Daza Rodríguez, panista, Amílcar García Estrada (perredista), Quetzalcóatl Vladimir Baciel Romero (perredista), María de Jesús Antonio Reynoso (perredista), Ulises Manrique Dorantes (panista), Marbelia Salas Flores (panista), María Antonieta Guzmán Vizairo (Movimiento Ciudadano), Francisca Alma Juárez Altamirano (PT), Israel Barajas Rojas (Movimiento Ciudadano), Julián Enrique Granados Morga (PVEM), y Jaime Alberto Soria Villa (perredista).

De acuerdo con documentos oficiales en poder de Bajo Palabra, esta docena de regidores presentaron denuncia y amparos contra el ayuntamiento quien les negó el último pago de su quincena debido a que el exalcalde Evodio Velázquez no dejó los más de 20 millones de pesos que se requerían para cubrir ese gasto.

El cabildo del pasado gobierno perredista de Acapulco se distinguió por ser parte de la corrupción del exalcalde Evodio Velázquez a quien nunca le exigieron ni transparencia ni rendición de cuentas. Por lo contrario, se sumaron a la depredación del ayuntamiento al que dejaron en quiebra.

Es pertinente recordar que varios de los que ahora reclaman cínicamente un pago que no devengaron, acompañaron al alcalde a los viajes que hizo al extranjero, sobre todo a España, Estados Unidos y Colombia, sin ninguna utilidad pública para los habitantes de Acapulco.

Uno de los reclamantes que destaca es el regidor perredista Jaime Alberto Soria Villa, quien además fungió como síndico procurador en el último tramo del pasado gobierno. Soria Villa fue cómplice por inacción de la infiltración del crimen organizado en la secretaría de seguridad pública municipal, y aun así, hoy reclama un último pago por haber fallado a los ciudadanos.

Otro sinvergüenza es el exregidor del partido Verde, Julián Enrique Granados Morga, quien con Evodio Velázquez realizó varios negocios como el café Punta del Cielo, y el programa de los bebederos de agua en las escuelas. Entre otros más, éste también quiere que se le recompense por lucrar con el cargo de regidor.

Otro de los reclaman es el empleado del exlíder perredista David Jiménez Rumbo, Amílcar García Estrada, quien se destacó durante los tres años del pasado gobierno por vender su respaldo a Evodio y defender la corrupción, fue uno de los que viajó a España con cargo al gobierno municipal. Los demás de esa docena cínica ni siquiera llegaban a sus oficinas en el Cabildo, como también ahora lo hacen algunos de los nuevos regidores de Morena.

Más que exigir un último pago, este racimo de sinvergüenzas deberían pedir perdón a los acapulqueños por haberles dejado un municipio decadente y en los primero lugares de violencia en el mundo.

De pasadita

Algo debe hacer Morena con todos esos políticos corruptos a los que gratuitamente convirtió en los nuevos diputados de la cuarta transformación. Es grotesco el espectáculo de lambisconería y sometimiento que escenificaron esta semana las diputadas experredistas, Avelina López Hernández y Rosario Merlín ante el gobernador Héctor Astudillo Flores cuando fue a la Cámara de Diputados a cabildear el presupuesto para Guerrero.

La foto que circuló en varios medios muestra a este par de señoras mal vestidas y mal peinadas entre los diputados priistas Manuel Añorve y René Juárez, causantes de tantas desgracias en Guerrero. A la Chayo Merlín parece que ya se le quitó la paranoia de que era perseguida por el gobierno por sus dizque acciones de izquierda, de la Avelina López no hay que extrañarse, siempre se ha vendido al gobernador en turno como hizo con Zeferino.

Algo debe hacer Morena como partido contra todos esos y esas malandros que dejó entrar, si no quiere perder, como lo hizo el PRD, la confianza de los ciudadanos.

Con información de Bajo Palabra 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *